Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Malos tiempos para la libertad

Cuando pasear por tu ciudad se puede convertir en tan solo un segundo, en un descenso a los infiernos.
Cuando una copa en un bar o un menú en un restaurante, muta en un letal veneno.
Cuando la música de un concierto se trastoca en los gritos agónicos de la desesperación.
Cuando unos individuos deciden matarte por considerarte un infiel.
Cuando tu vida no vale nada.
Cuando pasas a ser un daño colateral.
Cuando actos terroristas los enmascaramos como actos de guerra.
Cuando solo lloramos las muertes de nuestros vecinos e ignoramos las de otras porque son de "otro mundo".
Cuando todas somos Francia pero nadie es Beirut o Somalia o Ankara o Siria.
Cuando criminalizamos a las víctimas del terror y las ponemos en el mismo saco que sus asesinos, porque es la opción más fácil.
Cuando aprovechamos la barbarie para derogar derechos fundamentales.
Cuando llamamos irresponsables a quienes denuncian a los que nos roban nuestra intimidad.
Cuando el horror se mueve no solo por las calles y se alimenta en los parlamentos.
Cuando la patria te llama a que te sacrifiques por ella.
Cuando tu pais te pide que mates
Cuando tu nación te ordena que mueras
Cuando el paternalista estado te exige que renuncies a tu libertad.
Cuando la seguridad de algunos es la cárcel de todas.
Cuando todo esto ocurra,
estaremos seguras con nuestras cadenas
y ya no serán malos tiempos para la libertad,
simplemente esta
no existirá.