Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Un mes sin ¿risas?... no simplemente sin "guasas"

Este domingo se cumple un mes desde que desinstalé del teléfono la aplicación de mensajería más usada en los móviles (probablemente también la peor aplicación de mensajería, la más insegura y supongo que la que más espía) y puede ser un buen momento para hacer balance de estas semanas que he pasado en el aislamiento de esta cosa que se llama XMPP.

Como ya imaginaba (hubiera apostado el cuello y no lo hubiera perdido) mis contactos del guasas no hicieron ningún movimiento para tener como alternativa de comunicación la sugerencia realizada, pero sobre esto yo no tengo nada que reprocharles, al fin y al cabo si yo no quiero usar Whatsapp ellas tienen todo el derecho del mundo a no querer usar XMPP (o jabber si gusta más este nombre) y desde luego no seré yo quien se lo recrimine. En cualquier caso se trata de una cuestión de voluntad, pues teniendo en cuenta los terminales que se gastan la mayoría, la excusa de es que ya no me cabe más en el móvil no era admisible y de hecho ninguna la puso sobre la mesa; simplemente tomaron la decisión de aceptar que yo cortara el hilo del Whatsapp y no quisieron coger el que tendía del XMPP.

El balance de este mes sin Whatsapp se puede resumir en la frase ¡qué paz!, sí porque los únicos mensajes que me llegan por XMPP son los de la familia más directa, . Por el contrario he perdido muchos de los memes que recibía por el guasas, el y lo sabes ya no llega casi a mi móvil, aunque de vez en cuando mi pareja o mis hijos me reenvían alguno que les ha parecido especialmente gracioso o interesante, pero en cualquier caso el volumen de mensajes recibidos ha decrecido notablemente. Si exceptuamos ese tipo de mensajes inocuos, mi salida del servicio proporcionado por esos traficantes de la intimidad no ha supuesto ningún problema a la hora de estar informado de asuntos serios, cuando alguno de mis contactos ha necesitado decirme algo ha recurrido sin dudarlo, a métodos tan arcaicos como la llamada de teléfono, el email o incluso el mensaje cara a cara :-).

Ahora solo me queda un paso más y es terminar de desinstalar el Telegram, algo que no he hecho hasta ahora porque quiero guardarme los mensajes de varias conversaciones, algo que me está costando un tiempo, que no tengo, porque con la app del móvil es una acción imposible (hay que marcar de uno en uno cada mensaje y al copiarlo se pierde quien lo ha enviado con lo que no sirve para nada) y en la del escritorio es muy tedioso, pues si bien mantiene la autoría de cada mensaje, no queda más remedio que marcar cada uno (hasta un máximo de 100, creo recordar) para ir copiándolos por bloques. Supongo que a este paso aún tardaré varias semanas en conseguirlo, pero la verdad es que no me urge tanto como el whatsapp al ser un servicio que actualmente uso con muy pocos contactos (me sobran dedos de una mano al contarlos) y además de forma muy esporádica.