Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

¿SmartTV? No, RaspTV

Nota de advertencia. Esta entrada no va a tratar sobre la instalación o configuración de Raspbmc en la Raspberry Pi, para eso ya existen muchas entradas escritas.

Llevaba mucho tiempo con la idea de sustituir mi antiguo disco duro multimedia para ver películas o series grabadas en la tele. El aparatejo en cuestión cumplió su función durante bastante tiempo pero últimamente me daba más trabajo que otra cosa.

Cada vez que tenía que meterle algún archivo al disco duro, además de desconectarlo de la tele y enchufarlo al ordenador tenía que andar con conversiones de formato, ya fuera porque el fichero que tenía era un mkv que no soportaba el disco multimedia o bien se trataba de un divx con una resolución que tampoco le gustaba, por lo que la mayor parte de las veces me encontraba o bien reduciendo la resolución o cambiando el formato.

Si el disco hubiera tenido un sistema operativo libre podría haberlo actualizado de forma que soportara nuevos formatos, pero no, de libre no había nada y las actualizaciones del firmware se acabaron cuando la empresa que lo fabricaba decidió dedicar su esfuerzo a modelos más nuevos y para ellos más rentables.

Así que la opción pasaba por comprarme una SmartTV para además poder ver TV por internet o bien un centro multimedia que seguro que también tenían el smart por alguna parte de su nombre. Sin embargo tanto en un caso como en otro me iba a encontrar en una situación similar, iba a depender de las actualizaciones que quisiera "ofrecerme" el fabricante dejandome poca o ninguna libertad para usar el aparato como más me apeteciera.

Mientras daba vueltas al tema pasó varias veces por mi mente, como un banner de publicidad que sobrevolaba por encima de mi neurona, la idea de la Raspberry Pi, es decir un miniordenador (realmente la placa y poco más) que por un precio reducido más algunos accesorios adicionales podían permitirme dar cierta ¿inteligencia? a mi tele y lo que era mejor, al llevar un sistema operativo derivado de Debian GNU/Linux me permitía unas enormes posibilidades para actualizarlo y configurarlo a mi gusto.

Así que me puse manos a la obra, encargué la Raspberry Pi (modelo B), un cargador para que funcionara como alimentación, un cable hdmi para conectarlo a la tele, un hub usb con alimentación propia para transformar los dos puertos USB de la placa en unos cuantos más de forma que pudiera conectarle todos los periféricos que necesitaba, una caja para meter la placa dentro, un adaptador wifi para conectarlo a internet, una tarjeta SD para el arranque y la instalación del sistema operativo y un mando a distancia para controlarlo porque al ser mi TV anterior al 2010 no iba a ser compatible su mando.

Con todo ello busqué información sobre la Raspberry pi y como transformarla en un centro multimedia y le instalé Raspbmc (copiar unos archivos en la tarjeta SD y ejecutar un programita en el que practicamente todo era darle siguiente, siguiente, siguiente). No voy a poner detalles sobre este punto porque como ya he dicho está perfectamente documentado en internet, pero la dificultad era de cero o menos.

Una vez instalado todo y ya funcionando, le instalé los plugin de pelisalacarta y tvalacarta (buscando se encuentra como) y a partir de ahí cuando encuentro alguna película o serie que me interesa lo más "complejo" es decidir si quiero verlo en ese momento (online) o bien si pulso con el mando a distancia en la opción de descargarlo (al disco duro multimedia que tengo conectado por USB a la raspberry).

Pero además conociendo algunos comandos (de consola) muy simples, me permite que mientras alguien esté viendo la tele o alguna película yo puedo conectarme desde el ordenador a la raspberry pi (usando ssh) y copiar en el disco duro que tenga conectado cualquier cosa que tenga en el ordenador, por lo que se acabó lo de desenchufar discos duros para conectarlos al ordenador ya que todo se puede hacer en "remoto".