Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Filoterroristas

Durante estos últimos días hemos escuchado como nuestros insignes gobernantes, esos políticos sin tacha alguna, ajenos totalmente a la corrupción, demócratas a ultranza y compañeros hasta hace muy poco de ese otro personaje ejemplar apellidado Bárcenas, se escandalizaban por la violencia a las que les están sometiendo los enemigos de la economía del país, unos seres que han estado viviendo durante años en unas casas cuya titularidad pertenecía realmente a unas inmaculadas entidades bancarias y que cuando estas últimas se han visto forzadas, por el bien nacional, a expulsarles y exigirles además el pago de la deuda que habían contraído durante tanto tiempo, se han encontrado con reacciones virulentas por parte de estos okupas que además están siendo apoyados en sus agresiones por otros grupos antisistema organizados en una gran conjura internacional que pretende destruir el estado del bienestar. Esta violencia ha acabado por extenderse también a los políticos que pretenden defender la patria y ponerla a salvo de estos filoterroristas.

Resulta inconcebible que esta gente persiga a los representantes del pueblo para gritarles simplemente porque han sido expulsados de las viviendas en las que vivían, sin darse cuenta que realmente al echarles de esos pisitos de uno, dos o como mucho tres dormitorios les han hecho un gran favor, pues de esa manera podrán alquilar alguna vivienda más digna, por ejemplo en La Moraleja, o al menos tomarse un año sabático y marcharse al apartamento que sin duda tendrán en Mallorca, Marbella o en la Costa Azul. Sin embargo, esta gente, en lugar de agradecerlo se dedican a perseguir con saña a los representantes y total ¿para qué?, ¿para recuperar esos cuchitriles donde vivían?. Ciertamente esta gente tan vulgar resulta incomprensible para las personas de bien como son nuestros representantes.

Al hilo de todo esto, en ciertos sectores radicales, se está hablando acerca de una supuesta persecución que el Gobierno está llevando a cabo sobre los miembros de esos movimientos sociales (realmente filoterroristas), cuando cualquiera sabe que esto no es así y que cuando desde organismos gubernamentales y desde los partidos políticos serios se les deniegan ciertos actos o se les acusa de ser violentos, simplemente se está por un lado protegiendo a la sociedad (mediante la protección de sus representantes) y por otro constatando una verdad.

Porque no hay que olvidar que los acosados son nuestros representantes, esas abnegadas personas que sacrifican su vida personal para tomar las decisiones que hay que tomar, aunque sean decisiones que no nos gusten a los representados, porque al fin y al cabo cuando se elige cada cuatro años a sus representantes se debe saber que lo que se está eligiendo es al conjunto de caudillos/caciques para que hagan, mientras dure la legislatura, lo que les de su real gana.