Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

La racionalidad de lo irracional

Cuando uno escucha ciertos comentarios que pretenden hacerse pasar por argumentos racionales para justificar determinadas posiciones irracionales, podría sorprenderse si no fuera porque el autor de los citados comentarios se trata de un personaje cuya credibilidad en términos racionales se mide con una vara negativa.

Este fin de semana, el Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, integrante del gobierno de España formado por el PP, ese mismo partido que recurrió al Tribunal Constitucional el matrimonio homosexual y que aseguraba que respetaría la decisión que adoptara el tribunal (que ya se pronunció favorablemente sobre el matrimonio homosexual), ha declarado sin ningún tipo de pudor oponerse al matrimonio gay utilizando para ello el argumento, que él califica de racional, de la pervivencia de la especie.
Sus palabras exactas (extraídas de esta noticia del diario Publico.es) han sido:

Si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese matrimonio no debe tener la misma proteccion por parte de los poderes publicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaria garantizada.

No voy a entrar a juzgar su opinión sobre el matrimonio homosexual pero sí quiero fijarme en el ¿argumento? utilizado. Según la máxima autoridad de este país en materia de seguridad, la pervivencia de la especie podría estar en riesgo si se pone a la misma altura el matrimonio homosexual con el matrimonio "natural".
Dicho de otra manera, el Ministro del Interior español está seriamente preocupado porque la existencia del matrimonio homosexual puede llegar a suponer que todos los seres humanos del planeta nos volvamos homosexuales y renunciemos por tanto a la procreación llegando de esa manera a la extinción de nuestra especie.

Si el objetivo de los matrimonios debe ser el tener descendencia entonces, aplicando el mismo ¿razonamiento? del superdotado Ministro, tendriamos que negar la posibilidad del matrimonio también a todas las parejas de heterosexuales que han decidido no tener hijos, pues si su matrimonio se equipara al matrimonio "natural", esto es al matrimonio con el suficiente número de hijos que permita la continuidad de la especie, estariamos poniendo en riesgo igualmente la supervivencia de nuestra especie.

A mí me gustaría tranquilizar al señor Ministro, que parece muy nervioso y preocupado por esa posibilidad, asegurandole que a pesar de la existencia del matrimonio homosexual en los mismos términos que el matrimonio "natural" y teniendo en cuenta la inmensa tentación que eso supone sobre los heterosexuales, muchos de nosotros no cederemos ante los cantos de sirena y seguiremos siendo heterosexuales con hijos, con lo que de momento la especie seguirá un poco más.
Eso sí, sobre el otro problema que tiene, el mental, sobre ese creo que no le puedo tranquilizar pues me temo que en su caso ya no tiene solución.