Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

euRo-bo por receta

Desde primeros de año en la comunidad de Madrid, gobernada por el mismo partido que ostenta la titularidad del gobierno en el estado español (a día de hoy desconozco si además de la titularidad también gobiernan), nos exigen el pago de una tasa por permitirnos el lujo de querer tratar médicamente nuestras enfermedades.

De momento esa tasa está cuantificada en 1 euro por cada medicamento que el facultativo de turno tenga a bien recetarnos, lo que en la mayoría de los casos podría ser considerado como una cantidad simbólica sin mayor repercusión sino fuera porque lo que se está haciendo realmente es pedirnos que volvamos a pagar por algo que ya estamos pagando (a través de nuestros impuestos), es decir es como si cuando uno compra una barra de pan además de pagar esa barra vuelve a pagar todas las barras que compró otros días.
Además se inculca con esta y otras prácticas similares, la idea que la sanidad no debe ser algo tan universal como algunos creiamos sino un lujo que se lo pueden proporcionar los que tengan recursos para ello, mientras que los que no los tengan estarán a expensas que algún alma caritativa quiera darles una limosna en forma de beneficencia (definición de alma caritativa en este contexto: esas gentes adineradas que un día al año sientan a un pobre a su mesa para que se coma las sobras entre las chanzas de sus anfitriones).

Ante una medida así podemos seguir haciendo lo que hemos hecho toda nuestra vida, es decir mirar para otro lado, pagar cuando nos toque y esperar a que cuando termine la legislatura cambiemos nuestro voto dandoselo a los que estaban antes por si los años en la oposición les han cambiado o bien a los mismos que gobiernan pensando que peor de lo que lo han hecho no lo pueden hacer y en consecuencia solo queda esperar que mejoren.

Con respecto a las elecciones de momento no diré nada porque al fin y al cabo la mayoría de la gente ha ido demostrando que tienen una memoria no ya frágil sino inexistente y por tanto poco cabe esperar de una respuesta inteligente de la mayoría, aunque no se si por romanticismo o por estupidez todavía sigo albergando una ligera esperanza. Sin embargo con respecto a medidas como la del euro por receta sí podemos hacer otra cosa, más incómoda, tanto para nosotros como sobre todo para los gobernantes y precisamente de eso último se trata, de molestar, importunar, marear, incordiar a los gobiernos en lo que respecta a medidas injustas.

La opción que nos queda ante una tasa tan injusta es la de la objeción, algo que el propio gobierno de Madrid contempla al proporcionar el oportuno formulario a quien no desee pagarla.

Desde el 15M nos explican los pasos a seguir cada vez que nos neguemos a pagar un euro por receta. Resumiendo son los siguientes:

  1. Acudir a la farmacia con la receta, tarjeta sanitaria, DNI original, copia del DNI
  2. En la farmacia al pedir el medicamento se indica que no queremos pagar el euro por receta (obviamente el medicamento sí)
  3. La farmacia nos debe proporcionar 3 copias del formulario para que los rellenemos, en el caso que no tuvieran sería conveniente llevarlas nosotros mismos impresas (recordad que son 3 por cada receta)
  4. Rellenar las 3 copias, entregar 2 a la farmacia, pagar el medicamento y pedir el ticket de compra
  5. En ningún caso discutir con el farmacéutico pues es simplemente el ejecutor por obligación de una norma injusta. En el hipotético caso que se niegue a suministrar el medicamento denunciarlo por denegación de asistencia (es un delito).

No solo el 15M y plataformas de ciudadanos similares están detrás de esta medida sino que asociaciones de consumidores como Facua y partidos políticos como EQUO también la apoyan


El formulario para negarse a pagar el euro por receta se puede descargar desde aquí.