Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Importar concejales

Pues sí, creo que tengo el negocio redondo con el que no se si acabaré por hacerme rico pero lo que es seguro es que conseguiremos un ahorro importante en los presupuestos locales.

Resulta que tras ver una parte del programa de esta noche de Jordi Évole he visto la luz y la gran solución a nuestros problemas pasa por la importación de concejales parisinos para las ciudades españolas.

Sí, vale, ya se que los parisinos son de Paris, que además de ser de donde viene la cigüeña es la capital de Francia, ese pais que está lleno de franceses y ya se sabe lo que todo buen español debe opinar de los franceses, pero en este caso debemos verlo como una inversión económica y en cuestión de dineros hay que olvidarse de los escrúpulos.

Al parecer según se desprende de unos datos objetivos que han difundido en el programa de Évole los concejales parisinos son mucho más inteligentes (hasta 6 ó 7 veces más) que sus homólogos de Madrid o Barcelona y no me extrañaría que también del resto de concejales de cualquier otra gran ciudad de España aunque para esto último no dispongo de datos fidedignos y por tanto es una simple elucubración personal.

Si hay algún concejal o familiar o amigo de, entre los lectores de este blog espero que me perdone y no se lo tome como algo personal, ya digo que son datos científicos que no dejan lugar a dudas y al fin y al cabo todos debemos asumir que hay gente más inteligente y otros más tontos.

El caso es que mientras los concejales de Madrid y Barcelona para poder hacer su trabajo (que dada las dimensiones de ambas ciudades no debe ser más complejo que el de los concejales de París) necesitan más de 230 asesores, también llamados cargos de confianza y por tanto sin disponer de todos esos asesores serían incapaces (evidentemente porque su nivel intelectual no debe dar más de sí) de hacer el trabajo para el que han sido elegidos.
Sin embargo los concejales parisinos, para gestionar una ciudad que debe ser el doble de grande que Madrid y aún más grande que Barcelona, tan solo necesitan menos de 40 asesores, es decir unas 6 veces menos asesores que los que se requieren por estas latitudes, por lo que está claro que si para hacer un trabajo, cuanto menos similar, necesitan muchos menos asesores debe ser porque son mucho más inteligentes y capaces que los de aquí.
No hace falta ser muy listo para darse cuenta de lo que esto significa, importemos concejales parisinos para que sustituyan a los concejales madrileños y barceloneses, con lo que conseguiremos ahorrarnos el gasto de casi 200 asesores en cada ciudad para conseguir un resultado al menos similar al que ya obtienen los de aquí que tampoco es que sea para sentirse muy orgullosos.