Skip to main content

Perdón por querer vivir

Posted in

Desde este humilde blog en el que muy de vez en cuando dejo unos pinceladas de mis ideas, quiero pedir perdón, porque realmente he ofendido a cerca de 20 millones de españoles; ahí es nada, algunos bocazas agreden con sus palabras a alguien que circunstancialmente pasaba por ahí, pero yo lo hago a millones de personas.

Quiero pedir perdón a los casi 11 millones que han apoyado al actual gobierno, y por tanto son corresponsables con su acción, de las medidas que sus líderes toman, como la que sin duda ejercerán en un futuro no muy lejano siguiendo los consejos del FMI acerca de un nuevo aumento en la edad de jubilación.

Quiero pedir perdón a los casi 7 millones que apoyaron hace bien poco las medidas tomadas por el anterior gobierno, como la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años actuales.

Igualmente quiero pedir perdón al millón de ciudadanos catalanes que apoyaron al actual gobierno de la Generalitat y por tanto se hicieron partícipes del respaldo que estos dieron a través de sus diputados nacionales a la anterior ampliación de la edad de jubilación.

Sí, a todos ellos por lo que van a hacer (y con su voto han respaldado) o por lo que hicieron (y con su voto han ratificado), debo pedirles mi más sincero perdón, pues he pecado doblemente, de omisión y pensamiento.

En primer lugar, el de omisión, porque mi madre, enferma de Alzheimer en una residencia de la CAM, supone una carga económica excesiva para nuestro Estado (ya se sabe que todo lo que no es productivo es excesivo tanto para nuestro querido ministro de economía como para sus predecesores en el cargo) y yo no hago nada para evitarlo .

En segundo lugar, el de pensamiento, porque a pesar de la situación tan lamentable en la que se encuentra el país (entre otras cosas por gente tan maligna como yo), tengo la intención una vez me jubile de vivir el mayor número de años posible, en un ejercicio de irresponsable egoísmo que pondrá en riesgo todo el estado del bienestar... de algunos.

Sí, confieso que no tengo intención de morirme el día de mi jubilación, ni siquiera al día siguiente, ni durante la primera semana, o al menos no por iniciativa propia, y soy consciente que eso va en contra de los deseos del ministro de economía, de los que estuvieron antes en el cargo y por supuesto de los millones de españoles que les han encumbrado, soy consciente que mi pensamiento es un ataque directo contra todos estos millones de personas y aun así no lo reprimo y lo dejo vagar gozoso en mi imaginación, sabiendo que estoy agrediendo a tanta gente con mi desvergüenza por pretender vivir más allá de la jubilación; por ello y a pesar que sigo sin poder censurar esos pensamientos, solo me queda buscar el perdón de tanta gente a la que debo estar ofendiendo, y espero que alguno pueda disculparme por aferrarme a la vida una vez llegue el momento de convertirme en un ser improductivo.

Cambio de dirección

Hola Zenon.

Mi blog ha cambiado dirección. La nueva es http://usrweblog.blogspot.com/

¡Un saludo!