Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Tramposos

Los representantes que no nos representan en virtud, o pecado, de haber sido elegidos gracias a una ley electoral fraudulenta y corrupta, han vuelto a dar otro giro de tuerca en su retorcida concepción de lo que es un sistema democrático, que a la vista de los hechos es similar a la "democracia orgánica" de ese personaje de cuyo nombre no quiero acordarme.

Soy consciente que muchos aplauden la decisión de la mesa del Congreso, y no porque la consideren democrática, sino por una cuestión de revanchismo, o simplemente de poner trabas a algunos con los que no comparten ideario. Pero a pesar de eso, lo cierto es que la mesa del Congreso con su decisión de no permitir a Amaiur la formación de grupo parlamentario, lo que ha hecho es interpretar la ley (en este caso la reglamentación del congreso) para adaptarla a sus propios intereses políticos y dando la espalda una vez más a lo que significa la democracia.

El artículo 23-1 del Reglamento del Congreso de los Diputados dice lo siguiente:

Los Diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los Diputados de una o varias formaciones políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el 15 por 100 de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5 por 100 de los emitidos en el conjunto de la Nación.

Según la resolución que han tomado, permiten a UPyD (con la suma provisional del FAC) la formación de grupo parlamentario e impiden a Amaiur que pueda formar grupo parlamentario propio.

Según los resultados electorales, UPyD consiguió 5 diputados y un 4,69% de los votos en todo el territorio nacional, lo que en virtud del reglamento no le permitiría tener grupo propio, pero al sumarse FAC (con un diputado y el 0,4% de los votos) consiguen entre ambos superar por poco el límite del 5%. En principio se ajusta a la norma, aunque todo el mundo sabe, incluida la mesa que esa unión solo va a durar el tiempo necesario para la constitución del grupo, y una vez conseguido, el diputado del FAC se irá al grupo mixto.

Por otra parte Amaiur se presentaba en las tres provincias vascas y en Navarra obteniendo en esas circunscripciones 7 diputados y un 22% de los votos de esas circunscripciones, lo que sin duda le daba, según el artículo mencionado anteriormente el derecho a tener grupo parlamentario propio, sin embargo la mesa, tras dar muchas vueltas se lo han negado pues algún espabilado se ha dado cuenta que en Navarra no ha conseguido el 15% por solo 14 centésimas, a pesar que en el reglamento no pone que se deba conseguir ese porcentaje en cada una de las circunscripciones en las que se presente, sino que de lo que habla es de lograr el 15% de los votos de esas circunscripciones, lo que evidentemente y por mucho que quieran enmascararlo-maquillarlo-tergiversarlo los miembros del PP con su negativa, y los del PSOE y CiU con su abstención, sí han conseguido.

Dicen que hecha la ley hecha la trampa, a lo que habría que añadir que el resultado de leyes electorales fraudulentas como la que tenemos solo puede dar como resultado, un fraude de representantes.