Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Si hubiera

  • Si hubiera de verdad libertad no estariamos hablando de censura en estos momentos.
  • Si hubiera de verdad libertad tendriamos el derecho a elegir a nuestro Jefe del Estado.
  • Si hubiera de verdad libertad cualquier ciudadano español podría tener la legítima aspiración de llegar a ser Jefe del Estado.
Pero ... esto es lo que hay Vivimos en un pais con un Jefe del Estado impuesto, heredero, pues así lo decidió, del dictador que gobernó este pais durante casi 40 años. Vivimos en un pais en el que una persona será el futuro Jefe del Estado simplemente porque es, con perdón, el hijo de su padre. Vivimos en un pais en el que una publicación satírica no puede ejercer su labor crítica si con ella toca mínimamente a algún miembro de la privilegiada familia. Vivimos en un pais en el que algunos piensan más con la bragueta que con lo que tienen sobre los hombros y cuando ven la viñeta publicada y secuestrada por la ¿justicia? española se fijan en lo superfluo, en lo banal que es en este caso el acto sexual y pasan por alto la autentica cuestión, el autentico debate, que no es otro que reflejar que cierto personaje de este pais, al que pagamos todos los españoles sus caprichos no hace absolutamente nada provechoso salvo ser hijo de su padre. Si en lugar de ver con los ojos de sus testículos lo hicieran con los que tienen en la cabeza (aunque para ello los nervios ópticos deberían terminar en el cerebro en lugar de en su aparato reproductor) se darían cuenta que la autentica crítica está en la frase "...¡esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida!", o tal vez no, quien sabe, tal vez estos caducos representantes de la ¿justicia? realmente hayan censurado la revista no por la escena ¿sexual? sino por lo subversiva que es en sí misma la frase. En cualquier caso, y por miedo a ser quemado por los bomberos de Fahrenheit 451, cuelgo aquí la portada con el correspondiente CENSURADO situado estratégicamente sobre los rostros de la singular pareja, ya que al parecer, es su supuesta identidad lo que convierte en delito lo que no es más que el simple ejercicio de la libertad de expresión.

 Pareja de “pensionista” comentando la ayuda por nacimiento.