Compartir

Compartir en GNU Social Compartir en Diaspora*

Xareta

Este paisaje transfronterizo de los Pirineos atlánticos se encuentra salpicado de innumerables testimonios que nos muestran la relacion tan especial entre los municipios de ambos lados de la frontera, cuevas, dolmenes, el camino de Santiago, Akelarres, las guerras napoleonicas, carlistas, la guerra civil, el contrabando. En el municipio francés de Sare encontramos esta bella cueva, que conserva vestigios de su antiguo poblamiento, desde la prehistoria hasta las víctimas de las guerras que acudían a sus profundidades a refugiarse y curar sus heridas. Desde este municipio, además sale un tren cremallera que nos guía en una fuerte subida hasta la cima del mítico Larrun desde el que se obtienen impresionantes vistas de toda la zona. Al otro lado de la frontera está Urdax con su cueva plagada de grandes y puntiagudas estalactitas y estalagmitas, como prueba del inmenso poder de una pequeña gota de agua. Además en Urdax encontramos el Monasterio de San Salvador del siglo IX, en donde reposan en sus claustros algunos reyes navarros. Finalmente, entre los dos municipios anteriores, está Zugarramurdi, famoso en todas partes por albergar la Cueva de las Brujas, una gran cavidad, más tunel que cueva, atravesada por un torrente de agua, el arroyo del Infierno (Infernuko Erreka). La historia de esta cueva se remonta a 10000 años con asentamientos humanos del Mesolítico, aunque su fama se debe principalmente al proceso que se siguió en el siglo XVII contra 300 personas del lugar acusadas de brujería, y de celebrar Akelarres en su interior. En el teatro del pueblo, el grupo Kilimiliklik escenifica diariamente (en euskera, castellano y francés) el auto de fe. Cueva de Zugarramurdi Existe un bonito sendero autoguiado que une las tres grutas en un agradable paseo, se trata del Sendero del Descubrimiento, y tan solo hay que seguir las marcas de un caballo prehistórico, pintadas sobre las piedras, árboles o postes.